Anuncios Publicitarios

Tengo Sed

Yo no me rió de la muerte
Pero a veces tengo sed
Y pido un poco de vida,
A veces tengo sed y pregunto
Diariamente, y como siempre
Sucede que no hallo repuestas
Sino una carcajada profunda y negra.

Ya lo dije, nunca suelo reír de la muerte,
Pero si conozco su blanco rostro, su
Tétrica vestimenta.
Yo no me rio de la muerte, sin embargo
Conozco su blanca casa, conozco si blanca vestimenta, conozco
Su humildad y su silencio.

Claro está, la muerte no me ha visitado todavía,
Y usted. Preguntaran: ¿Qué conoces? No conozco
Nada. Es cierto también eso.

Empero, se que la llegar ella yo estaré
Esperando, yo estaré esperando de pie
O tal ves desayunando…

Compartelo!Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on StumbleUponShare on Tumblr