Anuncios Publicitarios

La Verdad

La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto. La mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños y al final, un disgusto grande.

El lenguaje de la verdad debe ser, sin duda alguna, simple y sin artificios.

Si tuviese mi mano cerrada llena de verdades, me guardaría muy bien de abrirla.

El mayor amigo de la verdad es el tiempo; y su enemigo, es el prejuicio.

Compartelo!Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on StumbleUponShare on Tumblr