Anuncios Publicitarios

Duermes y Reposas

Tierra le dieron una tarde horrible del mes de julio, bajo el sol de fuego.
A un paso de la abierta sepultura, había rosas de podrido pétalo,
Entre geranios de áspera fragancia y rojo flor.

El cielo puro y azul, corría un aire fuerte y seco.
De los gruesos cordeles suspendidos, pesadamente,
descender hizo el ataúd al fondo de la fosa, los dos sepultureros.

Y al reposar sano con recio golpe, solemne en el silencio,
Un golpe de ataúd en tierra es algo perfectamente serio.

Compartelo!Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on StumbleUponShare on Tumblr