Anuncios Publicitarios

Amor a Distancia

Un día cerré los ojos e imaginaba aquel momento en el cual pudiera besarte y de esa forma describirte lo tanto que te quería, para que me atraparas con tus caricias, con tu mirada y sobretodo con tu forma de amar, una forma de amar exacta, sencilla y que encajara a lo que mis ojos percibieron un día en ti

Cuando abrí los ojos ya estabas allí, me tenias entre tus brazos, piel con piel, así, desnudos lo que en verdad éramos y queríamos ser: uno del otro, donde paulatinamente fueron noches enteras amándonos, hablando con miradas y señales que guiaban paso a paso lo que debía suceder.

Tus manos que recorrían mi piel quemaban poco a poco el deseo y ardía yo en llamas de tanto placer, hasta terminar exhausta a lo que el destino y mutuo amor nos condenaba a hacer.

Eran como viajes, nos encendíamos, calentábamos, acelerábamos, mil por hora y frenábamos, eran miles y miles de kilómetros que recorríamos, kilómetros de felicidad, pasión, placer y sobretodo AMOR, que no se llegan a comparar a los kilómetros que ahora nos separan “La distancia” porque la felicidad, la pasión, el placer y el AMOR aun están mas vivos que nunca.

Compartelo!Share on FacebookShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestTweet about this on TwitterShare on StumbleUponShare on Tumblr